20 años del MELANCOLÍA E INFINITA TRISTEZA.

La que liaste, calvo cabrón.

FILE--Leadsinger and bandboss Billy Corgan of "The Smashing Pumpkins" is shown in this April 7, 1996 file photo. The Smashing Pumpkins are taking time out between gigs to hang with fans.  They greeted more than 200 people camped out a Lawrence record store Monday, Jan 31, 2000, before giving a concert, promoting their forthcoming album, ``Machina/the machines of God.''  (AP PHOTO/Edgar Schoepal, File)

Billy Corgan

Me tomo la música muy en serio. Yo diría que hasta demasiado. Estoy seguro de que si algún día desmembran mis costillas, sonará algun verso o alguna melodía de las que me han ayudado a crecer a lo largo de mi vida.

Unos dijeron que la generación a la que me enganché era la «GENERACION X». Menuda tontería la de poner etiquetas a todo. Les gusta tenernos en las estanterías de los armarios, visibles, para cogernos y usarnos y volvernos a dejar.

Pero no me quiero ir por las ramas. Hoy he escuchado por la radio que uno de mis discos de cabecera, uno de los muchos que yo mismo debería haber escrito (o al menos así lo siento), cumple 20 años. Al asimilar aquel dato se me han roto varias cosas por dentro.

20 años. 240 meses.

El disco en cuestión es el «Mellon Collie and Infinite Sadness», de los SMASHING PUMPKINS.

¡Si hasta le puse a mi chinchilla, una mascota que me regalaron por mi cumpleaños, el nombre de D´arcy!

20 años. Dice el tango que 20 años no es nada. ¡A la mierda Gardel!

Aquel locutor de radio me ha permitido viajar al concierto que dieron en el malogrado Palacio de los Deportes, Madrid, en Enero del 2000. Me fui allí con lo puesto junto a 3 desconocidos que pasaron a ser amigos para siempre y que hoy vuelven a ser desconocidos. De eso se trata. De intensidad.

A Billy Corgan (aun hoy) se le ve la ansiosa necesidad obsesiva por trascender, y esa lección me llegó a las entrañas. Para bien y para mal.

Yo puedo decir que escuché el «Disarm» a tres guitarras. Que me comí el trallazo del «Everlasting Gaze» renovado. Que jugué a ser X dentro de todo aquello y que hoy, veinte años después, me renueva por dentro  y me permito, por unos instantes, gozar del vértigo del tiempo mezclado con la sensación real de que aquello sucedió antes de ayer.

Me tomo la música muy en serio, decía antes. Pero pruébenlo, ¡ahora!:

Busquen en youtube la canción «By Starlight» y escúchenla con los ojos cerrados.
Después, transcurridos unos minutos, pónganse una de reggaeton y escúchenla con los ojos cerrados.
Estarán conmigo de que a una chinchilla le queda mejor D´arcy que «mamasita».

**********************************************

Escribe SURIKATO YEYÉ @siemprellanos Le gusta tumbarse al sol y hacer madrigueras. Vive en mitad de la sabana africana del documental que nunca ves en televisión, y desde siempre, ha sido amigo del COLECTIVO PIES FRIOS. Si quieres saber algo más sobre este animalejo: colectivospiesfrios@gmail.com

¿Nos dices algo sobre esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s