La novia salmantina de David Bowie

Mi amiga Maite se fue del pueblo a los catorce años, en el invierno del 81. El frío y la despedida hicieron de aquellos días clavos bajo mis uñas. Recuperaba la alegría con cada visita suya, en verano, en navidades, en las fiestas del pueblo… risas, chicos, bailes… ella siempre se metía conmigo por la música que ponía en el tocadiscos de casa (Bowie, Beatles, Frampton…) discos casi todos cogidos de la habitación de mi hermano mayor.

A ella no le gustaba mucho pero siempre se sumaba a mí cuando me veía bailar extasiada a ritmo de Let’s Dance. Una vez incluso hicimos una pequeña obra de teatro inspirada en la historia de la canción Space Oddity, ayudadas por el diccionario de inglés de mi hermano y la imaginación de Maite. Aquello no gustó a nadie, ni a los amigos que fueron a verlo ni al gato que hizo de astronauta.

bowiefans

Fans de David Bowie

Un día luminoso de 1987 Maite se presentó en mi Universidad y me sacó de una clase. “He estado con David Bowie. Toda la noche. Es un tío espectacular”. Me contó que su padre se había encargado de la seguridad del concierto que dio en El estadio Vicente Calderón y que ella había podido pulular por los camerinos. Consiguió sumarse al grupo de gente y se fue de fiesta con ellos.

bowwii2

Houston, 1983.

Yo no me lo tomé en serio y seguimos con nuestras vidas. Cada vez nos veíamos menos y cuando lo hacíamos me contaba nuevas historias. Conciertos en Barcelona, Madrid, Gijón… “Tengo un montón de cartas y fotos”. Pero siempre que le pedía pruebas cambiaba de tema y acrecentaba mi sospecha de que todo aquello era una broma que se le había ido de las manos.

Siete años sin saber de ella (salvo las pistas que Facebook nos da a modo de miguitas de pan) y hoy recibo un WhatsApp suyo, con un emoticono triste y una foto suya abrazando a Bowie por detrás, calculo que de la década de los 90. Minutos después me entero por Twitter que David Bowie ha muerto de cáncer.

Me pongo el Let´s Dance a tope y cierro los ojos. En mis pensamientos, nuestros amigos y el gato aplauden su última interpretación de Space Oddity. Y deseo que la historia de mi amiga Maite sea verdad.

********************************************

Ana Resán escribe poemas glam y haikus para tranquilizar a las masas que esperan interminables colas en los conciertos. Madre de gemelos y profesora en Salamanca. Aun no es amiga del Colectivo Pies Frios porque no hemos sabido comprender la utilidad de sus haikus. Si queréis saber algo más sobre Ana escribid a colectivopiesfrios@gmail.com

 

Un comentario en “La novia salmantina de David Bowie

  1. Me pasó algo extraño la noche anterior a la muerte de Bowie.
    Me llegó un mensaje por whatsapp, de alguien que no conocía en absoluto, en el que me llamaba «David», y me pedía que pasase urgente por su casa (no es literal, pero lo tengo guardado como prueba). Quien me escribía decía ser «el narigón».
    Cuando me enteré de la sorpresiva muerte de Bowie al día siguiente, no pude evitar pensar en que algún amigo en común -que yo no conozco o no recuerdo- me estaba pidiendo ayuda para aceptar el dolor que le provocaba aquella muerte de un ser que marcó nuestra juventud con su genialidad.

¿Nos dices algo sobre esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s