Tipos de aplausos.

Valladolid, capital mundial del aplauso.

«Hay aplausos tímidos. Hay aplausos alegres, emotivos, eufóricos. Los hay enfervorecidos. Otros, en cambio, suenan obligados.
Mis preferidos son esos en los que, minutos después, te siguen doliendo los dedos… esos en los que al cabo de un rato, un ejército de hormigas pizpiretas continúa bailando debajo de la piel de la palma de tus manos…
También me gustan los aplausos que no se dan. Los aplausos que sobran por obvios, los que se dan con la mirada, los que se dan con el gesto admirador, los que con una ligera sonrisa alertan una ovación mayúscula.
O los aplausos de un niño… ¡qué me dicen de los aplausos de un niño! Encierran una verdad suprema, dan ganas de sentarte en el suelo y convertirlos en objeto en si, en realidad para ser, a su vez, aplaudidos.

app2
Tim Bergman, clown local de la minúscula ciudad de Postville, estado de Iowa, irrumpió un solemne y aburridísimo discurso del rector de su universidad sobre valores y conducta estudiantil. En mitad de una frase ultra subordinada, se levantó delante de 600 persona y aplaudió. Aplaudió a rabiar. Todos le miraban con estupefacción, algunos con rechazo. Al cabo de 40 segundos, varios se sumaron. El rector abría los ojos, mirando al público, mientras intentaba entender algo. A los dos minutos, las 600 personas aplaudían y reían, incluso hasta el rector se animó a aquella magnífica locura sin sentido. Aquello duró 8 largos minutos. Fue la primera vez que todos juntos hicieron algo positivo, inofensivo, bonito. La performance se convirtió en costumbre y se repite todos los años.

En unos días, Valladolid se llenará de aplausos. Habrá gente que aplauda asintiendo con la cabeza, gente que aplauda embobada, otros aplaudirán algo más distraídos, otros sonrientes… Me hacen gracia los que aplauden con mil cosas en las manos (el móvil, el paraguas, la cámara de fotos, el abrigo), y me enamoran de manera irreversible los que aplauden mordiéndose el labio inferior.

Bienvenidos a la versión XIX del TAC. Bienvenidos a Valladolid. Bienvenidos a la Capital Mundial del Aplauso«

***************************************************************

Escribe Juan Casado, para la guía «El Comediante», con motivo de la celebración del XIX del Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid. Juan es jurado del festival y amigo del Colectivo Pies Fríos desde que les escuchó aplaudir a un rincón vacío, para quedarse embobados por el eco. Si quieres saber más sobre Juan Casado, escribe a colectivopiesfrios@gmail.com

¿Nos dices algo sobre esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s